viernes, 19 de octubre de 2012

Desambiguación imperiosa




Resultado; materia sustancial y objetiva que absorbe, acapara y determina de modo inexorable el grueso de nuestro juicio final.
Sensación; materia abstracta y subjetiva que hace confluir sentimiento y satisfacción en la misma arista.
Ambas, materias suplementarias para lograr atestar el fin cardinal de toda disciplina deportiva de élite, deben cohabitar en el mismo círculo para elaborar el cordón sanitario necesario en todo proyecto nuevo, que merme la hostilidad proveniente del desencanto y desasosiego que desprende un equipo todavía sin acuñar, por encontrarse.

El Valencia pellegrinista, el que Mauricio nos transmite a través de su elocuente oratoria, cuyo sello pretende materializar, apenas se ha manifestado en estos primeros compases de una temporada que se antoja complicada. Conforme avanzan los partidos se difumina ese halo de esperanza argentina, los negativos guarismos cosechados pesan como una gravosa losa y engullen poco a poco la porción de entusiasmo generada a raíz del cambio, del solicitado punto y final a la era emérica. La cual, inexactamente a mi humilde modo de ver, están sacando a flote con el palmarés resultadista del míster vasco.

Ante la incierta y precaria situación que atraviesa la entidad valencianista y el panorama deportivo del equipo, únicamente las victorias -sin concesión alguna- serán el antibiótico para aplacar el incipiente clima pesimista que irriga a una ya de por sí exigente, irritable e inconformista parroquia che. Se ha adelantado de manera excesivamente comprometida la valoración del espigado técnico de Leones, puesto que cada jornada, cada jugada y cada minuto es escudriñado al milímetro, al mínimo detalle, dejando sin escapatoria y sin apenas margen a la obligada fase de aclimatación, rodaje y encaje de las piezas de un motor con exiguo kilometraje. Pero, como es sabido por todos, en la plaza de la Avenida de Suecia no hay tiempos muertos, se abolió la indulgencia por faltas de actitud, derroche y amor propio por el escudo que portan en sus zamarras blanquinegras.

Por todo ello, y por la brecha que se ha abierto respecto a la zona noble de la tabla, el ‘Flaco’ y sus soldados están en la suma obligación de revertir inmediatamente esta decadente trayectoria, un torniquete a la usanza, interpretar la trabajada pizarra y transcribirla sobre el césped bajo el marco de un sistema con alma, con cuerpo, con personalidad, asignatura colgante desde la época dorada, ese grandioso y a la vez dañino -no malinterpretar- periodo que mantiene encallado al valencianismo más purista.

Desambiguar el indefinido trance, próxima parada del Valencia de Pellegrino. Que nadie se baje aún.


2 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Yo no me bajo aún, sigo esperando ver la reacción del equipo y poco a poco intento buscar ese cambio en el juego y en la actitud de los futbolistas. Es necesario sacar resultados ya, pero sobretodo mejorar la sensación que nos transmita cada partido.
Veremos si la vuelta de lesionados va surgiendo efecto y Pellegrino puede respirar un poco más tranquilo.

Roberto Mollet Romero dijo...

Muy buenas! Somos José Bonilla y Roberto Mollet y hemos iniciado un nuevo proyecto futbolero en blogger. Te proponemos un intercambio de enlaces para aumentar el tráfico de visitas de ambas webs y así poder ayudarnos entre nosotros. Si aceptas la propuesta, por favor comunícanoslo con un comentario en nuestra última entrada. Abajo te adjuntamos la dirección del blog y un vídeo de presentación del mismo. Un enorme saludo y muchas gracias por su colaboración.

http://futbolanfetaminico.blogspot.com.es/

http://www.youtube.com/watch?v=_CAS7CPtYjs