jueves, 16 de septiembre de 2010

El tino de Costa




Debut esperanzador del Valencia en su regreso a la máxima competición a nivel de club, con una aplastante victoria en Bursa y dejando una buena imagen en Europa. Es sólo el principio, pero la sensación de sobrevivir a la fuga de estrellas y la mutación a bloque está siendo muy positiva. 

Durante la previa se magnificó la cautela en torno al enfrentamiento en las siempre hostiles tierras turcas ante un rival desconocido por todos, pero actual campeón de la liga otomana. Fuimos -yo el primero- frenando la euforia generada por el excelente comienzo liguero (6 puntos de 6) a medida que se acercaba el ansiado pitido inicial, intentando contener el equilibrio de este renovado Valencia y con los pies en el suelo, creando una atmósfera de seguridad para evitar, en caso de derrota, un palo mayor. 

Unai plantó un once ofensivo, con un doble pivote formado por un stopper puro (Topal) y un centrocampista de llegada y marcada vocación ofensiva (Tino Costa) -en ocasiones pasadas, a domicilio y en esta competición, olía más a un austero y plano Albelda-Topal-. Sorprendió, por encima de todo, la no titularidad de Mata, aunque a posteriori las rotaciones del de Hondarribia le dieron la razón, siendo bastante más coherentes y siguiendo la línea de juego del equipo -algo que muchos reclamamos este verano-.

Se estaba poniendo -muy levemente- en entredicho al argentino de Las Flores, ya que desde su llegada (recordemos la insistencia en su fichaje, convirtiéndose en el 2º más caro este verano) se le había visto falto de forma y ritmo, descentrado y sin encontrar su sitio (aprovecho la coyuntura para aclarar que su demarcación natural y estilo es diferente a Banega, uno es llegador y el otro organizador). Con esa espinita de fondo, completó el debut oficial soñado por todo futbolista y fue el mejor del partido, claramente. Sacó a relucir aquellas virtudes por las que destacó durante su periplo en el país vecino, una zurda dotada de potencia y calidad por igual, cuya sinergia hace del disparo su principal arma, cualidad esta que se echaba en falta por Paterna, un perfil que aumenta las posibilidades de nuestro mediocampo y suma muchos enteros a la faceta ofensiva del equipo, tanto a balón parado como en jugadas de estrategia. A ello hay que añadir el espíritu de sacrificio en labores defensivas y apoyo a su pareja de baile en el doble pivote, y como ya cité anteriormente, más en un jugador acostumbrado a arrancar unos metros más arriba. 

Otro punto a destacar es la importancia de ver en el banquillo a jugadores como Mata y Soldado, recambios de primer nivel, que hacen fuerte y competitiva a una plantilla más compensada que la anterior. Hay mimbres para consolidar este nuevo proyecto si se dan las circunstancias, a Emery no le dan ataques de entrenador y la suerte está de cara. Es muy pronto aún, pero al menos ilusiona al aficionado ché. 

3 comentarios:

Juan Al dijo...

Lo mejor es saber que ya tenemos a un lanzador de faltas de verdad

frodo dijo...

magnifico inicio, a ver si pasa como con la temporada de la lampara y el sofá.

Mario Selma dijo...

@Juan Al
Cómo lo sabes... desde Aimar.

@frodo
Este mueble está hecho bajo encargo, pero tampoco sabemos en qué acabará la cosa.