jueves, 7 de mayo de 2009

La cosa va de tripletes


Me acuerdo allá por el lejano mes de agosto cuando muchos madridistas se mofaban y dudaban seriamente del proyecto culé 2008/09; que si Guardiola era un novato, no tenía capacidad y en diciembre ya estaría en el paro, echarían de menos a Deco y Ronaldinho, Henry estaba acabado, Piqué era un paquetón, Alves un excesivo gasto, etc...

Pues ahora más que nunca los madridistas están temiendo la posibilidad real de que ESE Barça tenga posibilidades de coronarse con un histórico y maravilloso triplete, gesta hiper dolorosa para el club merengue, podría hacer mella. El mejor equipo de Europa, junto al Manchester, tiene a punto de caramelo la Liga, finalista de Copa del Rey y ahora flamante finalista de Champions, impresionante, se agotan los piropos y calificativos para el Pep Team, que en mi particular opinión, ya supera al archifamoso y vanagloriado Dream Team de Johan Cruyff (consiga o no la complicadísima triple corona).

Y ahora tenemos el otro triplete, el que pueden sufrir los blancos en el reducido tiempo de 7 días; 1º el ridículo, aplastante y sangrante chorreo y baño en el Bernabéu, ante su público, toda España y medio mundo (posiblemente el resultado que más les ha escocido en el siglo XXI), 2º cuando anoche se frotaban las manos, ávidos porque el árbitro pitase el final del partido, se preparaban para comenzar una cruzada anticulé para soliviantarles, desquitarse del set que le endosaron, suplir sus penas y la temporada de fracaso por la eliminación de un equipo ajeno y español (craso error, que encima se llevaron un owned en toda regla, de órdago, inolvidable). Minuto 93, jugada trenzada del Barça y magistral zambombazo en la frontal del área de Don Andrés Iniesta, del que ya me atrevo a decir que es serio aspirante a Balón de Oro y Fifa World Player (sobre todo si se erige ganando la Champions y Liga, más la Eurocopa con la 'Roja', temporada perfecta), el Barça a la final. Y 3º, la posible derrota en Mestalla este sábado, soterrando una semana negra y tétrica para los madridistas, difícil de olvidar, algunos obligados a reconocer la realidad blaugrana y aplaudiendo su temporada de récord.

Ahora mismo estoy escuchando Radio Marca y algunos aficionados acérrimos blancos se excusan en que el Barça sufrió y no mereció pasar a la final, que si suerte, que si el árbitro y tal, y sí, llevan parte de razón, por supuesto, pero ¿Acaso sus 3 últimas Champions las ganaron yendo sobrados, fue un paseo para ellos? Ya respondo yo, ni de coña. El Barça, a mi juicio, es justo finalista de Europa, al igual que el Manchester. Lo demás es intentar torpedear y tergiversar sus éxitos (que no títulos, de momento), maniobra típica mediática de la prensa mesetiana. Ni caso.

Se puede cumplir la ley de los tripletes...

5 comentarios:

jagdo dijo...

El sabado le daremos el triplete al Madrid por dos veces con un hat trick de Villa.

Mario Selma dijo...

ojalá Julio...

CHEdigital dijo...

Con el Valencia y en el partido de semifinales de Champions ha sido de las pocas veces donde se le ha visto el lado más “humano” al megafútbol del Barça.

Personalmente considero que saber desenvolverse ante situaciones complicadas es vital para un equipo de fútbol… antes que ir de sobrado

Noé Hernández dijo...

La suerte se alió con el Barça, pero merecían tenerla. Saludos, te espero en mi blog

www.migustoparticular.blogspot.com

Mario Selma dijo...

una de las claves del éxito de este Barça es que su potencial no se reduce únicamente a la elaboración y exhibición de un 'jogo bonito' o 'tiki-taka' (como la gente se empeña en recalcar), hay muchos otros aspectos detrás que, aún siendo secundarios y pasen desapercibidos, son primordiales, complementarios y responsables de la cosecha de sus récords, de la consecución de sus temibles números.

Cierto es que el miércoles pasado tuvieron mucha suerte, pero ¿Quién no la tiene? Es la suerte del campeón, y sin ella raramente un equipo o selección levanta títulos hoy en día.

Lo que decía es que los blaugranas tienen la capacidad de reacción, leer y remontar los partidos, tener tranquilidad (aunque te monten un autobús 180 min.) para solventarlos, y eso es muy difícil de combinar y conseguir en un bloque casi perfecto, cuya filosofía futbolística es la de tocar y tocar, juego ofensivo y su meta es el gol.

Por méritos generales, yo creo que merecía de sobra pasar a la final. Y espero de corazón que la ganen ante un poderosísimo ManU.