lunes, 17 de agosto de 2009

Temp. 2008/09 -> Pretemporada 2009: bucle 'emérico'




Y vuelta a la normalidad... las derrotas ante Sevilla y Cádiz han escocido lo suyo y han dejado al descubierto los problemas de este nuevo Valencia, que siguen siendo los mismos que la temporada pasada:

- insolvencia y errores graves en defensa
- inconsistencia y falta de criterio y fluidez en mediocampo
- insuficiente mordiente ofensivo y escasa eficacia goleadora en ataque

Todo esto aderezado con un Unai Emery carente de personalidad y sin encontrar la tecla adecuada para que el equipo realmente funcione.


Si echamos un vistazo atrás a ciertos partidos de la temporada pasada se verá reflejado el Valencia 2009/10, es un calco de los errores que sufrimos, del juego ramplón, del desastre defensivo y del pasotismo generalizado, que parece ser que en Valencia es la enfermedad infectada, no la gripe A. Nos encontramos con la vuelta de los internacionales, que excepto Pablo -el menos internacional-, el resto parece no haber despertado de su letargo vacacional, pero cierto es que cada uno mantiene un pulso o tiene un motivo personal con el club o sus dirigentes -Marchena y Mata con sus prometidas mejoras de contrato, Silva mosqueado por el trato de este verano y Villa que sigue triste y despistado-. A pesar de los fichajes -insuficientes, por cierto-, la mentalidad apenas ha cambiado, el ritmo sigue defraudando, nos hacen goles con facilidad, no se conexiona el centro del campo con el ataque, los sustitutos de Villa me dan la impresión de estar muy distantes del nivel del guaje, los vicios se repiten y el entrenador sigue bloqueándose en ciertos momentos.

También estamos en plena pretemporada -aunque el jueves ya hay partido oficial-, hay lesionados de importancia -como Fernandes, que quizá es la pieza clave que necesita la maltrecha medular ché-, físicamente aún no se está al 100%, Unai no deja de hacer probaturas y hay muchos cambios, etc... no debemos ponernos la venda antes de la herida.

En las pachangas estivales se han visto cosas malas y buenas. Las malas ya han sido citadas, por lo que positivamente:

- la portería ha mejorado bastante, salga el que salga tenemos cancerbero de garantías (personalmente apuesto más por Moyà)
- los laterales se han renovado (aunque sólo Bruno convence a día de hoy)
- hay profundidad de banquillo



Sobre el desastre defensivo, hemos pasado de la supuesta pareja titular el año pasado (Albiol-Marchena) a Alexis-Dealbert, con un desconocido, torpe e inseguro Alexis y un jugador de segunda división, que aunque no haya cometido errores de importancia, tampoco se impone y da la sensación de central de primer nivel, pero aún es pronto. Navarro físicamente es un portento, pero necesita corregir la posición, donde más falla, y saber medir los tiempos para no llegar tarde. En cuanto a Maduro, no se puede permitir seguir probando al chaval en la posición de central, su inalterable empanada ya roza lo inadmisible, no es buen defensa, es así, y Emery sigue erre que erre, no se puede entender. Hedwiges no es mal pivote defensivo, pero el coach se empecina en Marchena y Albelda para la posición de stopper. Los laterales siguen sin convencer, no ya jugador por jugador -como Carleto, que es Marcelo en versión mala- sino tácticamente, los flancos son un coladero constante, los centrales están desprotegidos y son superados por los atacantes rivales. Ya no se trata de Miguel, Bruno o Mathieu, es un desajuste que habrá que cambiar urgentemente antes de hacer el ridículo en partidos oficiales.

El mediocampo, el eterno cáncer. Si no hay manera de dar carpetazo al vanagloriado doble pivote Albelda-Baraja, es imposible mejorar esta posición. Yo me pregunto qué hace un jugador que ya no aporta nada positivo al juego del equipo, que ya no es capitán ni representa al Valencia como antaño -dejando al margen el capítulo del espinoso juicio- portando el '6' en la camiseta. Muchas veces envidio a otros clubes cuando no pestañean a la hora de desprenderse de jugadores estorbo, como es David Albelda, su rol en el VCF ya es secundario... o debería serlo. Baraja está físicamente hecho arena, pero todavía mantiene una cuota mínima de decencia futbolística, aún puede ser útil en esta plantilla -como ha dejado claro estos últimos partidos- y a pesar de dejar paso a Banega y Fernandes será pieza importante a lo largo de esta apretada campaña. Hay un intenso debate sobre Éver Banega, sobre si está preparado o no para llevar la manija del Valencia. Mi postura es que técnicamente es el mediocentro mejor dotado de la plantilla -así de claro-, pero necesita dar fluidez y rapidez a su juego sudamericano, debe sobetear menos la pelota y recortar su posesión, si se le inculca que debe soltarla de primeras y jugar al primer toque, el argentino -sólo por calidad- será capaz de eso y mucho más. No me aventuro a afirmar que es el centrocampista que demandaba el equipo y echó en falta la pasada temporada, pero en cuanto a circulación y distribución del balón no encuentro otro mejor en la plantilla. El curioso caso de Manuel Fernandes, un tipo que por condiciones y cualidades podría llegar a ser un referente mundial, a alcanzar un nivel que ni él mismo se imagina, pero por 'x' motivo/s siempre se desinfla, se apaga, recula... una pena. El portugués es lo más parecido a Baraja, un todocampista, que defiende, mueve algo el juego y tiene llegada a portería. Su recuperación es básica para que el mediocampo ché coja fuerza, músculo, intensidad, y ya Banega u otro se encargue de canalizar el juego -Éver además sabe defender-. Ya me estoy viendo un Marchena-Albelda plantado en algunos partidos, y sinceramente me dan arcadas sólo de pensarlo. Un Banega-Fernandes me motiva muchísimo más, creo que podrían acoplarse y entenderse bien, el tiempo dirá. Y Maduro también podría aportar su granito de arena en la posición de '5'.

Arriba volvemos a lo de siempre, sobre el papel un ataque de lujo -Mata, Vicente, Pablo, Joaquín, Silva, Míchel, Villa, Zigic y Miku-, versátil, completo y con jugadores de muchísima calidad, pero que en la práctica no terminan de explotar, de llegar a su nivel óptimo. El potencial ofensivo del Valencia es lo que menos me preocupa, ya que entiendo que cuando cojan el ritmo, estén plenamente motivados y comprometidos y recuperen un mínimo acierto cara a portería, el equipo hará goles, será fuerte y el cuarteto atacante nos deleitará.

La clave es la pérdida de identidad del Valencia de esta última década, la solidez, tanto en defensa como en el centro del campo. Una solidez que era el pilar básico sobre el que se sustentaba un ataque mortífero, era un gran respaldo para los delanteros, un colchón y una garantía que se echa -y mucho- en falta. Éramos una pared con la que se golpeaban los contrarios, un muro de contención capaz de desbaratar el juego de los equipos más fuertes, el equipo menos goleado de la Liga, teníamos un líder atrás -el 'ratón' Ayala-, se robaban y recuperaban balones por doquier, un doble pivote que era la envidia de media Europa y jugadores de calidad arriba -calidad que sigue existiendo pero que no goza de pases y oportunidades claras-. La tecla sigue sonando a central referente, pulmón en mediocampo y organizador en la medular, lo demás vendría solo...



VCFBlog

2 comentarios:

Little dijo...

La tecla sigue sonando a central referente, pulmón en mediocampo y organizador en la medular, lo demás vendría solo...

¿No te has olvidado también de un entrenador bueno?

Mario Selma dijo...

Little, a estas alturas de pretemporada, los milagros no existen...xD