martes, 21 de abril de 2009

Pablo o Joaquín, Joaquín o Pablo



Eterno debate durante toda la temporada en el competido puesto de extremo derecho, con 2 jugadores de gran nivel, diferentes, pero merecedores de ese puesto según el momento.


Desgranemos los pros y contras de cada uno:


· Pablo H: joven, hambriento de títulos, queriendo demostrar su valía y hacerse un hueco en el equipo, calidad media, tácticamente resultón, muy luchador y trabajador, compañero, nada polémico, entregado y comprometido con el club, técnicamente justo (hablo de destacar sobre el resto), limitado en diversas facetas (regate, chut, remate a cabeza, pase inteligente), pero su principal fuerte es saber centrar, que es la filosofía de todo extremo, llegar a línea de fondo y saber sacar un centro medido que llegue en buenas condiciones a algún delantero, eso lo está haciendo mejor que Joaquín, es indiscutible, dejando de lado el espacio para las filigranas y jugadas para el YouTube.


· Joaquín: edad perfecta para ofrecer un rendimiento óptimo experiencia/calidad, jugador que mezcla clase, técnica y magia elevadas en el fútbol que emana de sus botas con grises, desilusionantes y decepcionantes actuaciones, que cada vez se iteran más y nos deja un sabor más agrio que dulce, es la irregularidad personificada, es como quedarse a medias, sabiendo que tiene un potencial al alcance de muy pocos, pero sigue perdido, tenso, desacertado, incómodo, incluso torpe, aderezado con polémicos desplantes hacia el entrenador y titubeos sobre su futuro con otros equipos interesados en ficharle, lejos de su mejor versión (la bética y con la 'Roja'), lejos del mejor extremo derecho español y un Top 5 en el mundo, donde ningún lateral le podía parar, donde desbordaba a diestro y siniestro, regateaba hasta el banderín de córner, ponía unos centros con un arte digno de alabar y era un referente ofensivo donde jugase, a qué distancia queda ese Joaquín...


Una vez definidos ambos jugadores, queda la duda y debate de quién debe ser el que ocupe el carril derecho en tareas ofensivas, partiendo desde el minuto 0, que tenga la regularidad y confianza del míster, que se haga dueño de esa demarcación... pero es harto difícil, puesto que el del Puerto de Sta. María cuando tiene el día se nota y mucho, destaca por encima del resto (al nivel del tridente jugón e inamovible Mata-Silva-Villa), es vital para el juego atacante del equipo, ofrece algo especial, algo más, ese plus de fútbol maravilloso, con ramalazos de crack, te levanta del sofá (claro síntoma de jugón), da espectáculo y regala gotas de super fútbol a los aficionados, te quedas con una sensación de estar totalmente convencido, te enamora... pero todos estos sentimientos son efímeros, fugaces, momentáneos, provisionales, pasajeros, muy esporádicos, cuando estás saboreando su placer y estás deseando repetir te llevas el palo, te decepciona, fracasa, no convence, y vuelven los fantasmas de siempre, de su irregularidad, de si venderlo, de si banquillazo, y demás rabiosas reivindicaciones.


Por otro lado tenemos a Pablo Hernández, un joven jugador, que creció como la espuma y se consagró en el Getafe la pasada temporada, convenciendo a Unai en pretemporada y obligando a un nuevo exilio (cesión) a Sisi, otro jugadorazo nuestro. Le costó quitarle minutos al gaditano, pero con trabajo, sacrificio y entrega tuvo sus oportunidades, en partidos de Copa, UEFA y alguno en Liga, destacando en algunos y dejando mucho que desear en otros, no convencía del todo, y el caché de Joaco estaba a años luz del recién llegado, del novato con la 'L' a la espalda. Pero la no entendible pasividad de aquél, sus continuos partidos descafeinados y su extraña relación con tiras y aflojas con Emery fue el principal desencadenante de dar la alternativa, merecida, a Pablo, el cual ha cumplido por encima de lo esperado y notablemente en esta última oportunidad, donde se había aferrado en el 11 durante varios encuentros, nos frotábamos las manos pensando que por fin podíamos disfrutar de un extremo derecho con regularidad, que cumplía suficientemente en todos los partidos, pero cuando todo iba viento en popa, Joaquín vuelve a irrumpir como sólo él sabe, saliendo a falta de unos minutos frente al Sporting de manera contundente, dando muestras de su clase y calidad, y es que cuando se pone así no hay un jugador en la actual plantilla ché que le quite el puesto en esa demarcación.


Vuelve a la titularidad en uno de los partidos más esperados e importantes de la temporada (jugándosela Unai, que ni él mismo estaba completamente convencido), ante un Mestalla pletórico, y esta vez... una de arena. Mal Joaquín, mal... lo cambian por Pablo, sustitución lógica y coherente, y sale rebotado, pero no con el entrenador, no, con él mismo, por volver a defraudar en semejante escenario, en tan crucial encuentro y ante la mirada de todos, es hasta normal que reaccionase de esa forma tan vehemente, está perdonado, pero no olvidamos, Pablo está por delante de él por méritos propios, por ofrecer más con menos calidad, por ser más eficiente para el juego del equipo, debe saber encajarlo, serenarse, tomar aire, reflexionar y volver a luchar por entrar en el 11, circunstancia que beneficia al Valencia, que al fin y al cabo es el que paga.


De todas formas, lo que está claro que el sacar a debate esta disyuntiva significa que tenemos bien cubierto ese puesto, que disponemos en la plantilla de 2 jugadores competitivos, de muy buena calidad, similares pero de distinto corte, y su guerra sana particular exprime un jugo que saboreamos los seguidores chés. Deben seguir así, sin tirar la toalla en ningún momento.


Y la pregunta final:


<< ¿Quién te gusta más de titular como extremo derecho? >>

6 comentarios:

CHEdigital dijo...

Creo que apostar por uno o por otro es perder un efectivo para la causa.

Lo que está claro que Pablo Hernández está en un buen momento de forma que hay que aprovechar pero con tantos partidos en pocos días debe haber minutos para los dos, eso sí, hoy por hoy Pablo Hernández se ha ganado la titularidad.

Sergio VCF dijo...

Yo sacaría a Pablo para aprovechar su estado de forma.
Y que el partido vaya escribiendo su gúion.

jagdo dijo...

La cuestion no es decidirse por ninguno de los dos, los dos pueden jugar, pero hay que aprovechar el mejor momento de ambos.
Ahora que jugamos miercoles-sabado, bien pueden jugar los dos.
En estos momento el titular sería Pablo, pero yo pondría a Joaquín contra el Betis para que no se desanime, y si tiene hambre que lo demuestre, y el sabado contra el Barcelona pondría a Pablo.

Mario Selma dijo...

Gracias a los 3 por vuestros comentarios, por lo menos no estoy sólo. Y bienvenido a CHEdigital, es un placer y un honor.


Sobre lo de Pablo o Joaquín. Claro que no hay que tener a uno indiscutible/inamovible en esa posición (algo distinto en otras), pero por ejemplo, sin ir más lejos, Pablo estuvo gris, y Joaquín, lo que salió, lo hizo bien, y fue el artífice de la jugada en el 2º gol, con un gran dribbling y un pase muy bueno a Edu. Técnicamente está por encima de Pablo, eso es irrefutable. Para el partido del sábado lo pondría de titular.

jagdo dijo...

Hay que decir que tanto Pablo, como Joaquín lo han hecho bien cuando han entrado en el segundo tiempo, con el equipo contrario cansado.
En Gijon entró Joaquín y revolucionó el partido.
Contra el Sevilla entró Pablo y tambien,
Y contra el Betis entro Joaquín y tambien lo hizo bien.

Mario Selma dijo...

Es cierto lo que dices jagdo.
Además, la baja corta de Joaco hay que sustituirla con Vicente, es decir, Pablo sería el titular y su recambio de refresco debería ser Vicente.